Qué ver en Bratislava

Bratislava es una ciudad pequeña, que podremos ver tranquilamente en un día. Su ciudad vieja es la parte más turística, aunque también hay otros importantes atractivos que ver en Bratislava.

Castillo:



Ochenta y cinco metros por encima del nivel del Danubio, se alza el castillo de Bratislava. Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El primitivo castillo data del siglo X, aunque ha sufrido numerosas reestructuraciones y percances. En 1430, Segismundo de Luxemburgo lo convirtió en una fortaleza gótica anti-husitas. De esta época, se conserva la puerta de Segismundo con un hermoso mirador al Danubio y al Nový Most. En 1562 se transformó en castillo renacentista y en 1649 se reconstruyó en estilo barroco. Durante el reinado de María Teresa (uno de los personajes claves de la historia de la ciudad) tuvo su mayor esplendor. En 1811 un incendio destrozó gran parte del castillo que estuvo descuidado hasta 1950, año en el que comenzó la restauración que aún hoy continúa intentando rescatar el estilo de María Teresa. Durante la época de la coronación albergó las joyas de la corona húngara. En la actualidad es una de las sedes del Museo Nacional Eslovaco y en él se reúne la Asamblea Nacional de la República Eslovaca. Las vistas desde el castillo son muy hermosas y los jardines invitan a un paseo tranquilo alejado del bullicio del centro. También hay un restaurante en el que almorzar o tomar un café mientras se disfruta del lugar.

Catedral de San Martín:



Situada en frente del Castillo y al principio del Nový Most, es la iglesia más grande e importante de Bratislava. Construida en estilo gótico (aunque con bastante más sobriedad que el gótico español o francés) fue el lugar de las ceremonias de coronación. Bajo la Iglesia están enterrados importantes eclesiásticos y representantes de la ciudad. En lo alto de la torre hay una réplica de la corona de San Esteban de 300 kilos de peso. La decoración interior es también bastante sobria (las iglesias eslovacas, probablemente, no sorprenderán al visitante español, acostumbrado a la riqueza decorativa de las españolas), aunque destaca un conjunto escultórico sobre los demás: la escultura de San Martín, realizada por G.R. Donner. Al principio, le costará un poco al espectador entender de qué se trata (la escultura es rica en movimientos y eso despista un poco), pero si se fija bien se dará cuenta de que es San Martín a caballo (ataviado como un jinete húngaro) que corta su capa con su espada para compartirla con un mendigo.

Palacio Grassalkovich:


Un poco más alejado del centro, al final de la avenida Suché Myto, se encuentra la que antaño fuera la residencia de verano del conde Grassalkovich (construida en el s. XVIII y remodelada en el XIX). Actualmente, es la residencia del Presidente eslovaco. El edificio resalta entre los otros por sus dimensiones y su belleza proporcionada. Los jardines del antiguo palacio están abiertos al público y es uno de los sitios favoritos de recreo de los habitantes de Bratislava. No son muy grandes, pero sí bastante agradables. Además, están decorados con esculturas de diversos estilos que hacen las delicias de los visitantes. Ideal para una tarde soleada de domingo.

Bratislava: tour a pie de grupos pequeños de 1 hora
Duración;1 hora
2 opiniones
Ver detalles
Traslado en catamarán entre Viena y Bratislava
Duración;75 minutos
9 opiniones
Ver detalles
Bratislava en autobús turístico
Duración;35 - 95 minutos
232 opiniones
Ver detalles

Ayuntamiento y palacio del primado:



Dos de los edificios más bellos de Bratislava. El Ayuntamiento preside la Hlavné Naméstie (plaza principal) y nace en el siglo XV de la unión de varias casas burguesas. La decoración del tejado es especialmente bella. En su torre (construida con carácter defensivo) se encuentra una inscripción del año 1850 con el nivel de agua durante la inundación de aquel año y una escultura de Nuestra Señora del año 1676. En su interior hay una exposición de justicia feudal y de historia de la ciudad.

Detrás del ayuntamiento, está el Palacio del Primado, cuya decoración exterior llama poderosamente la atención del visitante. Se trata de un palacio clasicista del siglo XVIII decorado con esculturas que representan las virtudes así como un sombrero de cardenal de 150 kilos coronando la estructura. En 1906, el Arzobispado vendió el palacio a la ciudad y en él encontraron 6 piezas de tapicería inglesa del XVII que representan el trágico amor de Hero y Leandra. Se recomienda especialmente disfrutar del remanso de su interior. También puedes pararte a tomar un refresco en su bar ya que los precios son precios normales (nada que ver con los precios “turísticos” que puedes encontrar en otros sitios de la ciudad).

Puerta de San Miguel:


Uno de los símbolos de la ciudad de Bratislava. Es la única torre que se conserva de la muralla medieval. En su base se encuentra el kilómetro cero de Eslovaquia, desde el que se mide la distancia a distintas capitales europeas (entre ellas, Madrid). En el interior de la torre se puede visitar un museo sobre armas medievales. La torre mide 51 metros y en su reconstrucción barroca se le añadió una escultura de San Miguel. Junto a la torre se encuentra la casa más estrecha de Europa: ¡no te la pierdas!

Iglesia y monasterio franciscano:


Situada al lado del ayuntamiento, se trata del edificio sacro más antiguo de la ciudad. Fue consagrada en 1297. Pero recuerda que las iglesias eslovacas no son tan impresionantes como las españolas (para no llevarte una decepción).

Iglesia de Santa Isabel:


Uno de los edificios más bonitos y originales de Bratislava. Aunque está un poco más alejada del centro, merece la pena visitarla. Es una iglesia completamente azul, en estilo art Nouveau, que no deja indiferente a nadie. No te la pierdas: calle Bezrucova.

Nový Most y Pirámide invertida:



Dos de las construcciones comunistas más emblemáticas de la ciudad y dos símbolos en sí mismos. El Nový Most (literalmente “Puente nuevo”) tiene una torre de 95 metros de altura coronada por un restaurante en forma de OVNI que ofrece la mejor vista de la ciudad. Para subir se puede coger el ascensor o subir sus 430 escalones. La entrada cuesta 6 euros y medio. Arriba hay un restaurante con precios nada comunistas (12 euros la sopa y 20 los platos principales). La pirámide invertida es la sede de la Radio Nacional Eslovaca desde 1985.

Slavín:


El otro gran monumento comunista. Se trata de un cementerio de 6548 soldados soviéticos (las inscripciones de las tumbas están en ruso, sólo en algunas de ellas hay fotografías). Fue construido en 1960 para recordar el 15 aniversario de la liberación de la ciudad. Preside el edificio un monumento conmemorativo en el que está inscrita la fecha de liberación de las principales ciudades eslovacas. Las vistas son absolutamente maravillosas. Es un lugar que no te puedes perder. Si te gusta caminar puedes subir a pie (aunque el paseo no es excesivamente bonito) o coger el tranvía 208.

Estatuas:



Aunque si en algo es especialista Bratislava es en entretener a los turistas colocando estatuas llamativas en las calles. La más famosa es el “Rubberneck”, que es un hombre saliendo de una alcantarilla en la confluencia de las calles Panská y Sedlarská y que ha perdido dos veces la cabeza a causa de conductores imprudentes. Pero no es la única. En la Hlavné Naméstie encontramos a un soldado muy simpático apoyado en el único banco amplio de la plaza, así como a un soldado en su puesto de guardia. En la calle Sedlarska hay una estatua que representa a uno de los personajes más famosos de la vida de la ciudad de principios del siglo XX: Schöne Náci. En la calle Panská número 29 encontramos a un hombre inclinado en la fachada de una casa, una de las teorías es que la escultura pretendía ridiculizar a un vecino cotilla. En la calle Postova podemos ver un buzón antiguo. Y en una esquina de la calle Radnicna hay un antiguo paparazzi intentando captar una instantánea. Muy divertido y original.